Encuentro con Los Ponsigué

En diciembre de 2017, nace en Caracas la agrupación Los Ponsigué, integrada por 5 talentosos músicos, enfocados en la difusión de la música de corte tradicional, específicamente del oriente del país: joropo, jota, malagueña, gaita, fulía, galerón, entre otros. 

¿QUIÉNES SON LOS PONSIGUÉ?

En una tarde de cuarentena, nos encontramos virtualmente para conocer más de cada uno de ellos y su propuesta como agrupación:

 
¿Cuándo decidieron unir esfuerzos y cómo escogieron el nombre del grupo?

– Cyntia: durante una gira de medios para un concierto de Atapaima, recibí la invitación para participar en un programa de radio, con un proyecto individual, que no tenía. 

En ese momento de angustia, llamo a Andrés, pidiéndole apoyo para armar un propuesta, a lo que él, sin miramientos, responde: “¡Claro! Y llamo a mi amigo Gustavo”. Entonces, este grupete termina cuajando, contando ya con Reinaldo e incorporando a Xavier, con quien ya yo había trabajado. 

Para ese entonces, todo parecía redondito: “Hacemos música oriental, ya que yo soy de Cumaná”. Estando en la radio, el conductor del programa pregunta el nombre del grupo y la cosa queda así: Cyntia y sus Ponsigué. Y como nos gustó tanto el resultado, esto después se transformaría, por votación, en Los Ponsigué

  -Gustavo: Yo tengo otra versión; Cyntia nos había ofrecido un “regalito” para agradecernos el esfuerzo y colaboración, era una botella de Ponsigué que se le olvidó entregarnos.  

 
¿Están trabajando en una producción musical, ¿cómo la conciben? ¿Cómo escogen sus temas?

Sí, comenzamos hace 2 años, y contamos con 14 temas casi listos. Es una producción muy variada, donde abarcaremos múltiples géneros, aunque predomina el joropo, con diversos colores y formas.

Hemos versionado muchos temas en presentaciones, pero la grabación del disco (aún por definir si será formalmente un disco), la hemos tomado tan en serio, que trabajamos en la mitad de los temas, con música y letras inéditas, para otorgarle un sello distintivo al producto final. Actualmente, este trabajo está en pausa debido a la pandemia, pero estamos ansiosos por retomarlo.  

Realizamos un trabajo en conjunto, siempre con propuestas individuales, pero llevadas al colectivo, para construir una versión particular. Cada quien brinda su aporte para darle un toque característico a los temas, logrando conjugar esfuerzos. Cada uno desempeña su rol de manera flexible, lo que ha permitido que se cumplan los objetivos comunes. 

De manera fortuita, las presentaciones han estado enmarcadas, en su mayoría, en alguna temática, y sin así planificarlo, algunas piezas musicales han ido surgiendo en función de las oportunidades que ha brindado cada concierto.

 
Cuando estructuran sus conciertos, ¿qué toman en cuenta? ¿Qué esperan que sienta su audiencia al escucharlos/verlos?

Una de las experiencias que inaugura el hilo de lo que queremos contar, fue el concierto en el Trasnocho Cultural, en el que compartimos nuestro discurso a través del  Bochinche. Así, hemos incorporado elementos teatrales, para generar empatía con los asistentes, vinculando la gracia propia del venezolano. El público ha sido muy receptivo y esto nos ha abierto las puertas para lograr que nuestra música se conozca, difunda, enseñe, y la audiencia sea partícipe de cada evento, utilizando la comedia como catalizador de la información. El Bochinche ha generado respuestas muy nutridas e interesantes, pues cada concierto pretende poner en escena nuestras personalidades más orientalizadas, siempre con la mira puesta en visibilizar la música oriental. 

 
¿Cómo a partir de la música, surge la idea de desarrollar un proyecto audiovisual?

Nuestra propuesta incluye música, teatro, documentalismo y otras corrientes, ya que la cultura involucra aristas de diversa índole. 

La idea inicial de las entrevistas, publicadas a través del canal de YouTube, se deriva del manejo de las Redes Sociales, especialmente, el Instagram, en el que comenzamos a compartir videos, que tuvieron muy buena acogida. Teniendo entonces esa habilidad para comunicar, comenzamos a desarrollar la idea de micro documentales sobre algunos personajes, que en principio, viven en Caracas. El objetivo es mostrar no solo su lado musical, sino que se abre un espacio a la investigación, la anécdota y la historia, para que el protagonista comparta algo más allá de su oficio, y el público conozca lo que no es obvio. 

 
¿En qué han estado trabajando durante el confinamiento?

Durante la cuarentena publicamos en YouTube y en IGTV un trabajo audiovisual titulado El Momento, con música de Lucrecio García y letra de Andrés, en el que quisimos reflejar el sentir de muchos en la actualidad. 

Adicionalmente, colaboramos con el Centro TET, grupo teatral, en una obra y en las Redes Sociales publicamos el video de esta participación. 

Por ahora nuestra música se encuentra disponible a través de Instagram, Facebook y YouTube. Sin embargo, estamos trabajando para incorporarla en plataformas como Spotify, Anchor e  iTunes. 

 

¿Qué significa para ustedes hacer música popular, de corte tradicional venezolana?

Este proyecto nos ha permitido conocer y conocernos como individuos y venezolanos; enamorarnos no solo de la música, sino también de la forma de ser de quienes la hacen, acercarnos a ese lenguaje y mostrarlo a nuestra manera. Cada oportunidad de interpretar nos brinda una posibilidad de aprendizaje y, a la vez, es un reflejo de lo que somos.

En pocas palabras...

sus redes sociales

One Comment
13 septiembre 2020 5:34 pm

Son unos bárbaros y bárbara muchiachiooo

Deja un comentario