¿Cómo me muevo a mi destino?

Tenemos un impacto al movernos. Así como la vida misma, los pueblos, las tradiciones y las manifestaciones populares no permanecen inmóviles. La forma, el compás con el que nos movemos también determina la calidad de nuestra huella. Es por esto que comenzamos nuestro viaje de letras con un cuestionamiento que luego podrá desencadenar otras preguntas, con el objetivo de conducirnos de una manera más consciente a nuestro destino: desde el disfrute, el conocimiento y el cuidado. 

 

En el pecho tenemos un tamborcito que palpita y marca nuestro ritmo de vida. Solemos hacer, sentir y asociar muchas cosas a su funcionamiento. Pues bien, pongámosle corazón a saber cómo movernos para llegar a ese destino que tenemos entre ceja y ceja. 

Los viajes son muy personales, cada quien sabe y guarda dentro sí, el por qué elige un destino. En muchos casos, podría parecer una elección banal, pero nunca volvimos igual después de un viaje, ni ningún lugar permaneció igual luego de visitarlo. 

A Compás, nació hace mucho tiempo bajo otro nombre. En ese entonces, sentíamos el ritmo y nos movíamos con él. Comenzábamos a reconocer el por qué de las rutas seleccionadas,  y esto nos fue mostrando el camino. Éramos -y aún somos- un equipo de bailadores, viajeros, curiosos, estudiosos y ambientalistas, enamorados de las tradiciones venezolanas y la magia/ciencia que envuelve su accionar. Nuestro objetivo es promover el turismo sostenible, al compás de las culturas locales. Conectamos viajeros, experiencias y saberes en la Tierra de Gracia. Si estás leyendo esto, posiblemente te interese cuestionarte si la manera de moverte hasta el día de hoy, ha sido la más amigable con el ambiente y las comunidades que visitas o quieres visitar. 

En estos tiempos de pandemia, repensar el rol del viajero es esencial para encontrar alternativas más conscientes en nuestro rango de acción, que puedan contribuir al cuidado de nuestros espacios y la vida misma. En este sentido, nos preguntamos ¿cuáles son las maneras de movilizarnos más amigables ambientalmente?, ¿cuáles tienen menor impacto ambiental y cultural? Mientras nuestro rango de movilización se ve reducido, podemos aprovechar para replantearnos las rutas, los medios, los tiempos, los destinos y las motivaciones para viajar. Sin embargo, las localidades y el calendario festivo siguen allí latiendo, vivos. 

En la ruta de El Bululú, nos encontramos con viejos y nuevos compañeros de viaje. Abrimos una ventana para mostrar otra mirada y hacer de las cosas imposibles, algo posible. Nos entregamos a la experiencia de intercambiar ideas y viajar a través de las letras, las cuales se montan en un avión exprés de muchos nombres: computadoras, celulares, fotografías, aplicaciones y encuentros virtuales, que aunque nunca suplantaran un encuentro frente a frente, se vuelven aliados. Seguro ya estás familiarizado, y hasta un poco cansado, con esta idea, pero también esto lo podemos regular de una manera más humana y orgánica, con la cual te daremos una mano. 

Una de nuestras viajeras acompasadas escribió una décima para comenzar este recorrido en forma de letras a través de la cultura y la naturaleza:

 

Hoy viajan las hojas secas,

Lápiz y letras al campo

Y a compás desentrampo

Secretos en bibliotecas

Cuidados como muñecas.

Una oscura bendición

Que cambió la circulación

De los pies hasta los dedos

Con un montón de enredos

Para cambiar nuestra acción

 

Para cambiar nuestra acción, mientras buscamos destinos a conocer y hallamos maneras de hacerlo, vamos conscientes, para encontrarnos mejor. Viajar es una aventura hecha con el cuerpo: los pies, los dedos, la mente; pero lo hacemos movidos por el alma y se manifiesta de manera colectiva. Aprendamos a hallar maneras de conectar. De cualquier modo, un viaje te lleva a un estado diferente del cuerpo y la mente, y debemos estar preparados para eso. 

Guía de Ruta​

Tenemos una guía que informa de manera práctica un esquema de viaje, basado en la planificación, que ha de servir para cualquier destino:

Trazamos una ruta

De esta forma, te puedes topar con una manifestación cultural, una fiesta patronal o alguna fiesta local. Sumérgete con tacto y mirada respetuosa, como niño que descubre una flor y comienza a contemplarla, pero envolviéndose con su aroma. Recuerda que todas las manifestaciones tradicionales, estàn en constante evolución

Viajar lento es mejor, más orgánico y vivencial

Sea en solitario o en grupo, notifica al menos a dos personas el destino, fecha y duración estimada de tu viaje. Ten en cuenta la posibilidad de comunicarte en tu lugar de destino, así tendrás apoyo extra en caso de alguna emergencia.

Comunícate

Teniendo en cuenta el motivo de tu traslado, es muy útil escribir o crear un cuadro con los diferentes medios de transporte disponibles para llegar a tu destino, incluyendo tiempos, rutas  y costos. Si se trata de un viaje de vacaciones o recreacional, investiga un poco más sobre rutas internas y actividades.

Retomando el punto de la sustentabilidad ecológica de cada viaje, es sumamente importante reconocer los medios de transportes disponibles al momento de la planificación: cuáles son las vías disponibles y las alternativas más amigables con el medio ambiente. Cuando medimos nuestro impacto, uno de los indicadores ambientales es la huella de Carbono que, según su definición en la ISO 14067:2018 (ES), “es la suma de emisiones de gases de efecto invernadero (GEI) remociones de GEI de uno o más procesos seleccionados de un sistema producto expresadas como equivalentes de CO2  y basadas en las etapas o procesos seleccionados dentro del ciclo de vida”.

Resumiendo, viajar, produce una cantidad de gases de efecto invernadero, pero esta situación, se puede revertir durante el viaje, dependiendo de las actividades que hagamos y las decisiones que tomemos en general. 

En Venezuela los indicadores no están actualizados, por lo que estimar nuestra huella de carbono no es preciso, pero podemos tomar acción a partir de soluciones conocidas que tienen impacto mínimo. Para ello, supongamos un escenario de viaje: 12 horas en carretera, en las que debo tomar 2 autobuses más un taxi. Como viajero consciente, debo investigar si es la única alternativa disponible, ¿que tal si hay otras opciones que llegan en menor tiempo y tomando un solo autobús sin tener que tomar el taxi?, ¿tengo otras opciones de llegar por agua en menos tiempo?, ¿existen rutas en bicicleta?, ¿estoy preparado para una ruta en bicicleta? La sostenibilidad implica trabajo mental, pero puede revertir el impacto del viajero. Actualmente hay APP’s y calculadoras online de la huella de carbono, que se pueden descargar gratuitamente. Éstas te ofrecen múltiples beneficios, desde calcular la huella de carbono de un vuelo, hasta sembrar árboles cada vez que hagas una búsqueda por internet. 

El objetivo de este artículo es sembrar la semilla de que puedes hacer mucho más con solo planificar e informarte bien, antes de emprender tu viaje. Si no tienes tiempo para hacerlo, también hay personas que ofrecen este servicio de información y planificación, así como operadoras turísticas que te llevarán directamente a tu destino. Para este último caso, también recomendamos investigar quiénes están detrás de los servicios que se ofrecen y el impacto de su actividad. En A Compás te podemos ayudar con todo esto.

A veces queremos que el lugar y el camino nos sorprendan. Es delicioso dejarse llevar por lo que va aconteciendo. Sin embargo, podemos ir más tranquilos si sabemos que podemos tener un efecto positivo, y que nuestra visita, dejará incluso mejor nuestro lugar de destino. La invitación es conocer para cuidar:  las lenguas, las costumbres, los medios de transporte, los ritmos de vida, la biodiversidad, las comidas, que te llevarán, no solo a ser un turista, sino un habitante por el tiempo que permanezcas allí. 

Tratamos con personas con diferentes roles y tareas en cada lugar, que por ser diferentes a los nuestros, no son ni mejor, ni peor, solo son. La comunicación y las buenas relaciones te llevarán a reconocer a la gente, sus labores, su historia, su ritmo de vida. Vamos a movernos acompasados con las palabras y gestos que ayuden a mantener la armonía y nos ayuden a encontrar nuevos amigos. Acerquémonos con una alegría sincera, desde la sensorialidad y sin duda, las medidas más ecológicas sucederán solas: se consumirá lo producido localmente, lo cual ayuda la economía de cada lugar; te invitarán a las actividades y fiestas populares, encontrarás aventuras y por ese tiempo, dejarás de ser un turista y te convertirás en el amigo que vino de lejos. 

Tal vez esto de viajar más conscientes, nos ayude a habitar nuestros propios espacios con otro nivel de consciencia, maravillarnos con los detalles que están y empezar a planear y alimentar nuestra curiosidad por viajar mejor.

Ahora ¿qué medio de transporte vas a tomar? Una guagua, un carrito, una buseta, la ruta, la camionetica, el tren, el tranvía, el colectivo, la chivera, la cochinera, una bicicleta, a pie, a nado, el barco, la lancha, la curiara, la canoa, el avión, la avioneta, el celular, la computadora… ¿cómo te vas a mover? Eres el motor de tu andar consciente, pero también te puedes dejar llevar confiado en que vas en buenas manos.  

En nuestros próximos destinos A Compás, descubriremos no sólo cómo viajar, sino qué encontramos en el camino, cómo nos vamos nutriendo (cuerpo, conocimiento, espíritu) a medida que nos trasladamos y cómo vamos aportando a los lugares que visitamos.

Foto de portada: Ana González

No Comments

Deja un comentario