AMANDA, la herencia de la buena música

No recuerdo con certeza cuando conocí a Amanda. Seguramente fue en algún evento, presentación o afín, de esos en los que solíamos coincidir dentro del “mundo” tradicional popular venezolano. Me resulta difícil ubicar la fecha, pues tengo en mi memoria momentos en los que aún no la conocía, pero sé que estuvo presente haciendo lo que más le apasiona: cantar.

En la medida que recuerdo nuestro andar –el de Amanda y el mío-, me tomaré la licencia de hacer recomendaciones musicales que siento deberían ir a revisar casi de inmediato. Por ejemplo, el disco Cantadurías de Ismael y Pacheco, producido por Fundación Bigott. Esta joya, es una recopilación increíble de distintos géneros de música tradicional venezolana que van desde un aguinaldo, hasta un calipso. Amanda participa en los solos y coros de la mayoría de los temas.

Acá me detengo para decir que Amanda Querales ha formado parte de la movida musical venezolana por tanto tiempo, que ha tenido la fortuna de ser partícipe de eventos y producciones de muchos de sus colegas.

Es imposible dejar de recordarla cuando pienso en cualquier presentación de Un Solo Pueblo, agrupación creada por su familia, que se dio la tarea de investigar, sistematizar y difundir buena parte de las manifestaciones tradicionales de los pueblos de Venezuela, y de las que se convirtieron en referentes indiscutibles.

También guardo en mi memoria un día en el restaurante del cantautor venezolano Evio Di Marzo -fue un gran músico, no dejen de escucharlo- en el que tuve el agrado de verla en una idea más expandida de su musicalidad, explorando sonidos latinoamericanos que resultan espectaculares en su hermosa voz.

Nunca podría dejar por fuera de mi memoria musical su participación en los coros de la producción “Rueda Libre” de José Delgado -una recomendación más-, en la que aportaba su toque especial con ese indiscutible talento. La veía en todos los conciertos de promoción de ese disco.

Siempre me ha dado mucha alegría decir que soy pana de personas a las que admiro. Con Amanda, finalmente llegó esa etapa: somos panas. Fueron muchas las veces en las que ella estaba cantando y yo bailando. Fue inevitable conocernos.

Amanda maravilla con su voz, que es un torrente de sensibilidad y tumba’o caribe. En épocas más recientes, la proximidad geográfica ha fortalecido enormemente nuestra relación de amistad –ambos somos migrantes en Argentina- y ha hecho que mi admiración crezca aún más. Ella se ha dedicado valientemente a continuar con ese legado increíble de su madre, padre, tíos, familia en general; llevando nuestra música –la venezolana- a cada sitio, acá en el sur, en donde quieran escucharla, sin importar el lugar, la gente o las condiciones. Es una labor loable que poco a poco va rindiendo frutos.

Esas actividades, la ayudaron a establecer distintas conexiones en el ámbito local, logrando realizar colaboraciones con bandas argentinas, siendo la más famosa, el tema grabado con “Lo Pibitos”: “En Espiral” –vayan a escucharlo en todas las plataformas-, en donde igual se nota esa influencia afrovenezolana en el devenir artístico de Amanda.

Pero sin duda alguna, su triunfo más grande fue grabar un disco en estas tierras sureñas, cuyo contenido es mayoritariamente música venezolana, sin dejar de lado los sonidos latinoamericanos que han estado en el repertorio a lo largo de su carrera. Entonces, la recomendación principal de este escrito, que es casi una orden: ¡escuchen el disco Amanda Querales en Vivo! Está en todas las plataformas digitales y, en él, podrán encontrar: una sabrosa mezcla de sirena, décima, fulía y joropo oriental en un tema llamado “Como Flor de Araguaney” –les dejo el video más abajo-, una versión interesantísima en cinco por ocho del tema “Cuentas del Alma” de Ruben Blades. “Sincera Confesión”, que es un vals peruano llevado también a cinco por ocho. “Canción para Carito”, un chamamé argentino con aires de danza zuliana, y así, un total de 10 temas que no tienen desperdicio. La invitación es a disfrutar y difundir para que la mayor cantidad de personas tengan la dicha de apreciar esta maravillosa obra.

Foto de portada: Juan Biderman

2 Comments
Yoxelin Rivas
11 septiembre 2020 12:03 pm

Gracias por todas las recomendaciones que nos haces en el desarrollo del artículo.

natacha Aldana
11 septiembre 2020 2:18 pm

Super… gracias por las recomendaciones, ya voy a buscar el disco para disfrutarlo e incluirlo en mi Playlist

Deja un comentario